¿Qué es la sedación consciente en odontología?

¿Qué es la sedación consciente?

La sedación consciente en odontología es una técnica que facilita la relajación del paciente para poder realizar tratamientos de forma más cómoda y efectiva. Está indicada para personas con miedo al dentista o que sienten un nivel elevado de estrés cuando deben visitar una consulta odontológica.

Bajo el concepto de “sedación consciente” hablamos de dos técnicas diferentes: la sedación consciente inhalatoria y la sedación consciente intravenosa. Las dos tiene un objetivo en común: conseguir que los pacientes entren en un estado de bienestar y relajación mientras el dentista realiza los tratamientos necesarios.

 

Sedación no significa sueño

En este tipo de sedación, como su propio nombre indica, el paciente permanece consciente durante el tiempo que dura el tratamiento, es decir, no pierde el conocimiento ni se altera la percepción sensorial de un modo parecido al de la anestesia general. La sedación consciente es únicamente un método que facilita alcanzar un estado total de relajación, siempre controlado por profesionales experimentados.

En el caso de la sedación consciente intravenosa, por ejemplo, se utilizan fármacos sedantes para  controlar la ansiedad, sobre todo en tratamientos largos y complejos como las cirugías. Estos medicamentos son asimilados de manera rápida por el organismo, lo que permite un control de la dosis en cualquier momento para una pronta recuperación del paciente al finalizar el trabajo.

 

 

¿Cuáles son las ventajas de la sedación consciente?

El miedo al dentista es una de las principales barreras a la hora de acudir a un centro odontológico. Esta odontofobia afecta negativamente a la salud bucodental ya que, por miedo, el paciente no acude a revisión y pueden aparecer o agravarse las patologías orales.

Este aplazamiento de las visitas al dentista es una de las principales causas de la aparición de enfermedades como las caries o la periodontitis. Así pues, este tipo de sedación permite conseguir una serie de ventajas:

  • Disminución de la ansiedad del paciente
  • Mayor seguridad en la consulta
  • Más facilidad para la realización de tratamientos en una sola sesión
  • Mejor recuperación y postoperatorio

Comments are closed.