Descubre cuál es la edad ideal para ponerse brackets

mejor edad para ponerse brackets

 

La pregunta más frecuente para los ortodoncistas es seguramente la edad para ponerse brackets y empezar este tratamiento de ortodoncia. Los padres dudosos no quieren que sus hijos tengan problemas de salud dental por colocar el aparato dental demasiado pronto o demasiado tarde. Aunque llevar ortodoncia está dejando de ser cosa de niños: cada vez más adultos se atreven también a tomar esta decisión.

¿Cuál es la edad adecuada para poner brackets a niños?

Habrá que cuidar varios factores: en primer lugar, el niño tiene que haber mudado todos los dientes, es decir, que ya se le hayan caído todos los dientes de leche y tenga los nuevos. Este proceso se produce entre los 10 – 11 años en las niñas y los 12-13 en los niños.

Un menor debería acudir a los 6 años a su primera visita con el ortodoncista, ya que es en esta edad cuando se pueden aplicar tratamientos para evitar, en la medida de lo posible, un largo periodo de ortodoncia en el futuro. Además de corregir prematuramente alguno de esos problemas como la mordida cruzada, esta visita también puede ser útil para eliminar malos hábitos como chuparse el dedo, proyectar la lengua o absorber los labios, todos ellos causantes de futuras deformaciones dentales.

La ortodoncia solo debería ponerse antes de tiempo si hay riesgo de que el paciente sufra algún daño irreversible en alguno de los dientes. Por lo contrario, la colocación de brackets en niños de forma prematura puede causar algunos problemas como: la prolongación del tratamiento y por tanto del coste de éste; la aparición de manchas o la inflamación de las encías (ya que con esas edades no se toma tan en serio la limpieza) o el daño en las raíces de algunos dientes.

En adultos, ¿cuál es la mejor edad para ponerse brackets?

Con el paso de los años vemos que cada vez más adultos utilizan aparatos. Lo que antes era visto como un tratamiento solo para niños hoy lo utilizan personas de todas las edades.

En la mayoría de los casos los tratamientos para adultos se realizan a personas que no pudieron o quisieron ponerse brackets de niños,  que han sufrido movimientos dentales por las muelas del juicio o a pacientes con enfermedades bucales específicas.

El uso de brackets por parte de adultos tiene (como todo) cosas buenas y cosas malas.

Las buenas son que tienen el mismo efecto que en la niñez, es decir, conseguirá los mismos resultados. Por otra parte una persona adulta tiene una capacidad adquisitiva que (obviamente) no tiene un niño y una colocación dental adecuada puede mejorar la salud bucodental.

Las desventajas son que con edades adultas hay algunas enfermedades bucales que son difíciles de remediar, la estética preocupa más a los adultos que a los niños y el dolor es un poco más molesto que en la infancia ya que los dientes llevan más tiempo sin movimiento.

Por lo tanto, aunque la mejor edad para ponerse brackets es entre los 10 y los 13 años, nunca es tarde para sumarse a la moda.

Leave a comment